Autor: Roberto Aretxaga-Burgos

Autor: Roberto Aretxaga-Burgos
Roberto Aretxaga-Burgos

8. TEXTOS PARA REFLEXIONAR


"Y ENTONCES, UN DÍA, LLEGÓ UNA CRIATURA cuyo material genético no era muy diferente de las estructuras moleculares reproductoras de cualquier otra clase de organismos del planeta, que dicha criatura llamó Tierra. Pero era capaz de reflexionar sobre el misterio de su origen, de estudiar el extraño y tortuoso sendero por el cual había surgido desde la materia estelar. Era el material del Cosmos contemplándose a sí mismo. Consideró la enigmática y problemática cuestión de su futuro. Se llamó a sí mismo hombre. Y ansió regresar a las estrellas." (Carl SAGAN (astrónomo): La conexión cósmica. Orbis, Barcelona, 1986, p. 242. Cfr. en edición original: The Cosmic Connection, Anchor Press, New York, 1973 (1st. ed.), p. 255).


"QUIZA EL DESTINO DE LA INTELIGENCIA sea en todas partes actuar de formas que considera volitivas, pero sin llegar a saber nunca si de hecho está representando sólo un papel dentro de algún plan maestro del que en el fondo no tiene ni idea. Me pregunto cuántas mentes, desde este planeta al supercúmulo de Hydra, se habrán interrogado a sí mismas con la misma pregunta: ¿Somos agentes libres que intentamos aprender acerca del universo, o sólo un medio por el que el universo intenta aprender sobre sí mismo?." (Timothy FERRIS (divulgador científico): El firmamento de la mente. Acento Editorial, Madrid, 1993, pp. 79-80).

"LOS ECOS DEL BIG BANG RETUMBAN TODAVÍA en las partículas de que estamos hechos. Nuestra composición química es más afín a la cósmica que a la terrestre. Por el hidrógeno que llevamos dentro (formado junto al fogonazo de la radiación cósmica de fondo) somos hijos de la luz. Por los otros elementos (forjados en los hornos estelares y dispersados en explosiones agónicas de supernovas), somos polvo de estrellas. El microcosmos de nuestro cuerpo es el compendio de la historia del macrocosmos, como los clásicos no se cansaron de subrayar.


"El humanismo que necesitamos está aún por hacer. Nuestro cerebro tiene el mismo número de neuronas que estrellas tiene nuestra galaxia, y a través de sus innumerable conexiones circula la savia de la información mediante procesos apenas descifrados, pero percibidos por dentro como conciencia. Nuestro cerebro es el lugar de la autoconciencia, el foco de las nuevas humanidades y el gran reto lanzado a la ciencia actual". (Jesús MOSTERÍN (filósofo): "Ciencia y humanidades", El País, 02/12/1998).

"EN REALIDAD, LO QUE ESTAMOS VIENDO POR TODAS PARTES a nuestro alrededor es un continuo brotar de ideas que ponen en tela de juicio el humanismo tradicional". (Louis PAUWELS (periodista): "Como saludo al planeta", en: Louis PAUWELS; Jacques BERGIER: El planeta de las posibilidades imposibles, Barcelona, Plaza y Janés, 1976, p. 13)


"YO CREO QUE LA CONCIENCIA es un producto de nuestro ser material, creo que de alguna manera nuestros cerebros están preparados para extraer algo del mundo físico y revelarlo como conciencia. Es algo que está potencialmente ahí fuera.


(...) Nuestra comprensión actual de la física es insuficiente. Lo que digo es que debe haber algo más y ese algo está en la física del mundo, no en algo espiritual y ajeno. Pero no podemos llegar a ello con la física actual. No sabemos lo suficiente.


"Vida alienígena ¿Por qué no? El problema es que no sabemos exactamente cuáles son las condiciones necesarias para la vida. Pero yo esperaría vida- incluso vida inteligente- en algún otro lugar de nuestro propio universo. Aunque la vida inteligente puede ser muy escasa, como deja claro nuestro comportamiento. El calentamiento global y las armas nucleares prueban que la gente no se comporta sensatamente, aunque espero que al final se imponga la sensatez... no vayamos a tener que vivir en otro planeta". (Roger PENROSE (físico y matemático): "El reto de la física es explicar cómo funciona la conciencia", XLSemanal (Magazine. Entrevista), 04/02/2007, p. 52).

"PERSONALMENTE CREO QUE, PARA QUE A PARTIR de la nube inicial de hidrógeno y helio se haya llegado al mundo actual y a los seres humanos, ha sido necesario la colaboración de algo exterior, que antes he llamado arbitrariamente un impulso vital. Pero ¿cómo ha actuado ese impulso vital?, ¿a través de qué? Sin pretender tener la solución, voy a sugerir dos posibles caminos.


El primero está relacionado con la estructura del átomo de hidrógeno (...) ¿sería absurdo pensar que tal vez el átomo de hidrógeno tenga una estructura y una organización interna mucho más compleja de lo que podemos imaginar? El hecho de que sea muy pequeño, no obliga necesariamente a que sea muy simple. (...) Y puestos a dejar que la imaginación vuele, podríamos pensar que en estos complejos átomos de hidrógeno estuviera impreso una especie de programa, que guiara, o que simplemente orientara, su comportamiento posterior. Que hiciera que lo ocurrido en el universo desde la creación de la materia (del hidrógeno y del helio) no había sido producto exclusivo del azar. Que no había sido el resultado de una evolución ciega, sino de una evolución, no determinada, pero si orientada, por esa especie de programa interno de los átomos de hidrógeno, por esa especie de "código genético atómico".

El segundo (...) es a través del espacio que contiene la materia. La idea puede parecer absurda (...). Pero en la literatura científica reciente es frecuente ver un concepto nuevo: la energía del vacío, o energía de punto cero. (...) Pues bien, si el espacio vacío está lleno de energía, ¿no podría ser este espacio el cauce de actuación del impulso vital, que orientase la evolución de la materia?


"(...) si en algún lugar del universo existen condiciones adecuadas para la vida, y estas condiciones se mantienen durante el tiempo suficiente, la vida acaba apareciendo, porque la vida no es el resultado de la casualidad y de las fuerzas ciegas de la naturaleza. El impulso vital es consustancial con la existencia del universo." (Miguel BAUTISTA ARANDA (ingeniero aeronáutico): En las puertas del espacio (Camino al infinito: una apasionante aventura científico-técnica). McGraw-Hill/Interamericana, Madrid, 2001, pp. 219-220 y 333 respect.)


"NOS TIENTA SEGUIR EL PRINCIPIO DE LA MEDIANÍA y suponer que el sistema planetario en que nos encontramos es típico y pueda ser utilizado de guía. (...) Stephen H. Dole ha verificado estas suposiciones, tanto como es posible, con una computadora. Comenzando con una nube de polvo y gas de la masa y densidad que se cree sirvió como origen al sistema solar, estableció los requisitos del movimiento aleatorio, de la coalescencia sobre colisión, de los efectos de la gravedad, y de otras cosas. La computadora calculó minuciosamente los resultados. Hizo el cálculo de nuestros diversos sucesos fortuitos, y en todos los casos resultó un sistema planetario muy semejante al nuestro.


"También era impresionante -en referencia ahora al experimento de Miller y sus variantes posteriores- que todos los cambios producidos en el laboratorio por las colisiones fortuitas de moléculas y la absorción al azar de energía (siempre teniendo por guía las leyes conocidas de la naturaleza), parecían llevar invariablemente hacia la vida como la conocemos. No se encontraron cambios importantes que señalaran definitivamente hacia una dirección diferente. Todo ello parecía indicar que la vida era el producto inevitable de variedades de alta probabilidad de reacciones químicas, y que la formación de la vida en la Tierra primordial no podía haber sido evitada.


"En general, los estudios de meteoritos tienden a apoyar los experimentos de laboratorio, y hacen que parezca más probable que la vida sea un fenómeno natural, normal, hasta inevitable. Al parecer, los átomos tienden a unirse para formar compuestos en dirección hacia nuestra clase de vida, cuantas veces tienen la más pequeña oportunidad de hacerlo.


"Hasta en el espacio exterior, la dirección de la formación -de las combinaciones de átomos- parece ser hacia la vida. De hecho, tanto en los meteoritos como en las nubes interestelares, resulta interesante que se formen cadenas de carbono y que no haya señales de moléculas complejas en las que no figure el carbono. Esta prueba favorece la suposición de que la vida (como la conocemos) siempre incluye compuestos de carbono. Todas estas pruebas de laboratorio, en los meteoritos y en las nubes interestelares, hacen que parezcan correctas las sugerencias de Haldane y Oparin. La vida sí comenzó espontáneamente en la Tierra primordial, y todo indica que sucedió sin dificultades, y que las reacciones en tal dirección fueron inevitables. De lo anterior se deduce que la vida puede comenzar, tarde o temprano, en cualquier planeta habitable." (Isaac ASIMOV (bioquímico, escritor y divulgador): Civilizaciones extraterrestres, Barcelona, Bruguera, 1981, pp. 174, 200, 202-203 y 205-206 respect.).

"EL UNIVERSO ACTUAL, percibido como actual (...) está intrínsecamente constituido, impregnado, de matemáticas y lógica matemática, de modo que está siendo "racional" por estas estructuras.


"Hay en tal realidad material más de racionalidad, de espiritualidad de las que la teología clásica, de cualquiera religión, ha atribuido al entendimiento divino, al Verbo. El universo es, por ello, divino. Y los físicos actuales son mayores teólogos que todos los tenidos por clásicos.


"Las sondas cósmicas, los Voyagers de NASA, Carl Sagan... están notificando al universo -y tales aparatos lo harán hasta durante 60.000 años- que la Humanidad, la SOCIEDAD humana, intenta entrar en conexión mental, sentimental, musical, literaria con civilizaciones de seres inteligentes, más avanzados, tal vez menos que nosotros". (Juan David GARCÍA BACCA (filósofo y teólogo): Sobre filantropía. Tres ejercicios literario-filosóficos (filantropía divina, divino-humana, humana), Barcelona, Anthropos, 2001, pp. 155, 156 y 180 respect.).

"ENTRE LOS MAYORES LOGROS de los seres humanos está el desarrollo de la ciencia y de la tecnología que nos ha permitido reflexionar sobre el origen del universo. El Universo, gobernado por leyes que ya conocemos, produce ambientes planetarios en donde la vida surge como consecuencia de estas mismas leyes. La vida evoluciona hasta producir organismos capaces de entender los rasgos generales de todo el proceso evolutivo. Entre los instrumentos creados por el desarrollo de la tecnología están los radiotelescopios, que nos permiten no solo reflexionar sobre nuestra línea contínua de evolución biológica, sino también nos permite cuestionar la posible existencia de otros seres con la inquietud de comunicarse". (Julián CHELA FLORES (físico cuántico y matemático): Física y biología en la búsqueda de vida en el universo", Principia (Barquisimeto, Venezuela), 2005).


"3º LA UNIDAD DEL MUNDO, en el sentido que se acaba de explicar, no envuelve necesariamente su unicidad; porque no hay ninguna repugnancia o imposibilidad absoluta en la existencia de otros mundos, distintos del que nosotros conocemos. La potencia de Dios es infinita, como lo es su esencia. Luego no solamente no ha sido agotada por la producción de este mundo, sino que no puede ser agotada con la producción de nuevos mundos; porque cualquiera que sea el número y perfección de éstos, nunca estarán en proporción actual y completa con el grado o perfección de la potencia infinita de Dios.

4º Empero aunque la razón demuestra la posibilidad de otros mundos, y hasta la posibilidad de su pluralidad indefinida, nada nos dice acerca de la actualidad o existencia real de estos mundos. Éstos, si existen o existieron, se hallan fuera de la esfera de nuestro conocimiento presente, y sólo podríamos conocer su existencia por medio de la revelación divina, la cual nada nos dice sobre esta materia.


Sin embargo, si la cuestión relativa a la pluralidad actual de mundos se toma en un sentido impropio, y por decirlo así, astronómico, es decir, con relación a la opinión de muchos astrónomos, para los cuales las estrellas fijas son centros de otros tantos mundos, o mejor dicho, sistemas planetarios análogos al nuestro, entonces la pluralidad de mundos alcanzará el mismo grado de probabilidad que corresponde a esa afirmación de ciertos astrónomos, afirmación que en el estado actual de la ciencia puede admitirse como hipótesis más o menos probable, pero no como una verdad cierta y demostrada.


5º En el mismo sentido debe resolverse el problema que se refiere a la existencia de moradores inteligentes en los astros. La analogía que existe entre la tierra y los planetas en cuanto a figura, existencia de montes, mares y valles, indicios de atmósfera en algunos y relación con el sol: las razones de congruencia fundadas, ya en la inutilidad relativa de ciertos astros invisibles sin el auxilio de instrumentos, ya en la multiplicación de seres que desde los astros diseminados en la inmensidad del espacio reconocieran, adoraran y ensalzaran la magnificencia y bondad del Creador, con algunas otras razones de congruencia y analogía, demuestran que si nada se puede afirmar con certeza sobre este punto, tampoco se debe mirar como absolutamente falsa o improbable la opinión que admita habitantes en algunos astros. Todavía sería más temerario calificar esta opinión como contraria a los dogmas católicos, los cuales no rechazan la posibilidad, ni siguiera la probabilidad de otros hombres, o si se quiere de otros seres inteligentes distintos de los que habitan la tierra. Sobre esta materia, los dogmas cristianos y la Sagrada Escritura sólo nos imponen la obligación de creer que los hombres que existen y se han sucedido en esta tierra que habitamos, traen su origen de Adán." (Zeferino GONZÁLEZ (Filósofo, Cardenal de la Iglesia de Roma, Obispo de Córdoba y Arzobispo de Sevilla y de Toledo): Filosofía elemental, Madrid: Imprenta de Policarpo Pérez, 1876, Libro 5º, Cap. 1º, Art. 1).

"DENTRO DE POCO, LA HUMANIDAD PUEDE SUFRIR un shock existencial cuando la actual lista de una docena de planetas extrasolares del tamaño de Júpiter crezca a cientos de planetas del tamaño de la Tierra, gemelos casi idénticos de nuestro hogar celeste. Esto nos puede llevar a una nueva era en nuestra relación con el Universo: nunca más veremos el cielo nocturno de la misma forma otra vez, dándonos cuenta que los científicos podrían finalmente recopilar una enciclopedia identificando las coordenadas precisas de quizá cientos de planetas similares a la Tierra". (Michio KAKU (físico teórico): "La Física de las Civilizaciones Extraterrestres", Astroseti, 2005).

"EL DESCUBRIMIENTO DE VIDA EN OTRO PLANETA es posiblemente uno de los avances científicos más importantes de este siglo, no sólo de la década, y comportaría enormes implicaciones filosóficas." (Comité del Congreso decenal de 2001 sobre astronomía y astrofísica: "Astronomy and Astrophysics in the New Millennium", Consejo Nacional de Investigación (National Research Council), USA).

_________________________________________________________________________________

"Alzamos nuestras miradas mortales al Cielo, y nos descubre su Transcendencia;
Escudriñamos el Cosmos con ojos humanos, y nos muestra su Infinitud;
Preguntamos al Universo en lenguaje matemático, y nos declara su
Poder"
(Roberto Aretxaga-Burgos)